miércoles, 23 de julio de 2014

Espectáculo único: dos lluvias de estrellas en una misma noche

El máximo de meteoros de ambas se producirá la noche del 29 al 30 de julio; incluso podrán cruzar el cielo «bolas de fuego»
Espectáculo único: dos lluvias de estrellas en una misma noche
NASA
Cometa 96p/Machholz 1

Todo parece indicar que durante la noche del martes 29 al miércoles 30 de julio podremos contemplar un espectáculo celeste prácticamente único, la unión de dos máximos de actividad de sendas lluvias de meteoros o estrellas fugaces: las denominadas Delta Acuáridas Sur y Alfa Capricórnidas. Además, tenemos la fortuna de que la Luna no estorbará la observación con su luz, pues tendrá cuatro días de edad (creciente) y se ocultará pronto tras comenzar a oscurecer.

Las Delta Acuáridas Sur son una curiosa lluvia de meteoros y parece ser la única que procede de un cometa que no pertenece al Sistema Solar y que está de paso por él, lanzado desde otra estrella a las proximidades de la Tierra.

Así, las partículas que deja el cometa 96p/Machholz 1, que cada 5,24 años se aproxima al Sol, es material de otras estrellas. Sería sumamente interesante poder analizar las muestras de este cometa, bien mediante la recogida de meteoritos sobre el suelo terrestre, cosa muy poco probable, o mediante la recogida de muestras con satélites artificiales. Con ello podríamos conocer si otros sistemas solares son muy parecidos o idénticos al nuestro. Máxime cuando los cometas son uno de los cuerpos celestes más antiguos de un sistema solar cualquiera.

Sobre este cometa se sabe poco, tiene 6 km de diámetro y su última aproximación acaeció en julio de 2012. Es el más veloz de los cometas periódicos conocidos, acercándose al Sol a 18,4 millones de km, siendo lanzado hasta la órbita de Júpiter. Sabemos que este cometa no pertenece a nuestro Sistema Solar por la escasez de un gas, como es el cianógeno, muy corriente en todos los cometas

El rastro de escombros, en forma de diminutas partículas de polvo y hielo que deja el cometa 96p/Machholz 1, choca con nuestra atmósfera a velocidades de 41 km/s, lo que supone una velocidad media, ya que los meteoros de otras lluvias llegan a entrar a hasta 72 km/s. Estos meteoros se hacen muy vivibles debido a su “escasa velocidad” cruzando el firmamento, así que no solo veremos un destello sino una trayectoria luminosa y muchos de ellos dejaran estelas que flotarán en el firmamento durante segundos o minutos.

Las Delta Acuáridas Sur es una lluvia de meteoros larguísima en el tiempo, pues radian desde el 12 de julio hasta el 23 de agosto uniéndose a otras lluvias meteóricas del verano, como las famosas Perseidas, con máximo la noche del 12 de agosto. Pero esta famosísima lluvia de meteoros, las Perseidas, se verá muy mermada, ya que la Luna estará prácticamente llena, inundando con su luz todo el cielo y perdiéndonos gran parte de los meteoros que pudieran ser visibles.

Las Delta Acuáridas Sur son muy intensas. La lluvia tiene su máximo de actividad las noches del 27 al 30 de julio, muy propicias para su observación. La mayor parte de los meteoros que se contemplarán se harán visibles desde el hemisferio sur, aunque desde el norte el espectáculo está también asegurado. El hecho de que se vea mejor desde el hemisferio sur es porque cuando se produce el máximo de la actividad, la constelación de Acuario está muy baja sobre el horizonte SW poco antes del amanecer en el hemisferio norte. El número de meteoros visibles por hora se estima en unos 15 a 20, aunque puede haber picos superiores. El máximo de la actividad está previsto para antes del amanecer.

Bolas de fuego
Las Alfa Capricórnidas, no es una lluvia muy abundante -en 1995 se pudieron observar hasta 10 meteoros a la hora-, pero sumada a las Delta Acuáridas Sur, el espectáculo puede ser sublime. Sus radiantes, que es el lugar de dónde provienen, prácticamente están situados en el mismo lugar del cielo. Sus meteoros son lentos, con trayectorias largas y muy brillantes, normalmente explotan antes de apagarse, aumentando su luminosidad en el momento de desaparecer.

Lo más curioso de esta lluvia es que las partículas que proceden del cometa 169P/NEAT son increíblemente grandes, del tamaño de una canica o de una pelota de tenis, por ello el gran brillo de sus meteoros y el estallido final. Este tipo de lluvias son peligrosas incluso para los satélites artificiales y la Estación Espacial Internacional (ISS). Tengamos en cuenta que estos objetos de proporciones considerables viajan por el espacio a velocidades de 100.000 km/h, por lo que podrían destrozar un satélite o provocar daños irreparables en la plataforma orbital.

Sus meteoros suelen ser azules o verdes y parecen radiar de la estrella más brillante de la constelación de Capricornio. Las Alfa Capricórnidas en ocasiones son tan brillantes, que pueden iluminar incluso el suelo, y se tienen datos y observaciones directas por la NASA de estos acontecimientos. Éstas se denominan bolas de fuego.

La lluvia comenzó el 3 de julio y finaliza el 15 de agosto.Tiene su máxima actividad el día 30 de julio junto con las Delta Acuáridas Sur. Si usted está en un lugar oscuro podrá ver un gran espectáculo; dos lluvias en una y dos máximos de actividad de meteoros juntos, no suele ocurrir.

No podrá distinguir cuál es una u otra lluvia ya que ambos radiantes están muy próximos, pero no importa, la cuestión es ver el mayor número de meteoros o estrellas fugaces.

Consejos para la observación
1.- Observe desde un lugar apartado de las grandes ciudades y de las luces.
2.- No emplee ninguna ayuda óptica, ni prismáticos ni telescopios. Se ve a simple vista. En el caso de que vea una estela persistente puede emplear los prismáticos para que la visión dure más.
3.- La mejor forma de ver el espectáculo es estar tumbados.
4.- Una sola persona nunca verá el máximo de meteoros que se hace constar en el artículo, ya que para ello debemos observar el cielo completo y necesitaríamos varias personas, cada una de ellas mirando a un punto cardinal.
Miguel Gilarte Fernández es director del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata (Sevilla) y presidente de la Asociación Astronómica de España.
El Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata es un centro abierto a todo el público, incluso para mirar por sus telescopios. Es el mayor observatorio de España dedicado a la divulgación de la Astronomía


Fuentes: ABC.ES

EEUU crea una bala que cambia su trayectoria para acertar siempre

Posted by Juan Navarro 2:52, under ,,, | No comments

El programa Exacto de DARPA se encuentra ya por un segunda fase de desarrollo
Recibió en el año 2012 una partida de 22 millones de dólares de dinero público


Última tecnología. «Para los tiradores de élite, alcanzar objetivos móviles en condiciones desfavorables, como los fuertes vientos y el terreno polvoriento que se encuentra en Afganistán, resulta extremadamente difícil. Es crítico que los francotiradores sean capaces de alcanzar sus objetivos más rápido, y con una mayor precisión, ya que cada disparo que no acierta pone en riesgo la seguridad de las tropas al indicar su presencia y expone potencialmente su localización», así presenta la Agencia de Proyectos Avanzados de Investigación de Defensa (DARPA), perteneciente al Departamento de Estado de los EEUU, su último grito en innovación militar: Balas teledirigidas capaces de corregir su rumbo en vuelo para acertar siempre en el blanco.

EXACTO. Paradójicamente, el proyecto encargado de desarrollar esta munición de calibre 50 ha sido bautizado con el acrónimo EXACTO, formado a partir de su nombre completo en inglés, Extreme Accuracy Tasked Ordenance. El programa, que se encuentra ya por un segunda fase de desarrollo, recibió en el año 2012 una partida de 22 millones de dólares de dinero público para conseguir hacer realidad una tarea que en aquel momento sonaba a ciencia ficción: fabricar 'smartbullets' o balas inteligentes. Al comprobar que el proyecto prosperaba, el Departamento de Estado decidió continuar apostando por el programa con nuevas partidas de fondos que, en este y casos posteriores, no llegaron a salir a la luz.

Funcionamiento. Las pruebas hasta ahora llevadas a cabo con esta munición están resultando ser todo un éxito. Las balas disponen de un sistema de guiado, similar al de los misiles, que permite que los proyectiles puedan maniobrar en vuelo, rastrear y seguir al objetivo para lograr acertar siempre en el blanco, aunque este se mueva. Pese a que el proyecto acaba de entrar en su tercera fase, la anteriormente inmediata a su comercialización e implantación a nivel militar, ya existen cifras aproximadas sobre el precio de mercado que tendrá cada uno de estos proyectiles. Según los informes preliminares, cada bala tendrá un precio que oscilará entre los 100 y los 1000 dólares (entre 74 y 740 euros), dependiendo de la carga y otras prestaciones.


Fuentes: El mundo.es

La NASA apunta a Marte

Posted by Juan Navarro 2:48, under ,, | No comments

La agencia espacial de EEUU reitera su intención de dar el siguiente 'gran salto para la Humanidad' en el planeta rojo
La huella de Armstrong en la Luna, transformada en una pisada en...

Cuarenta y cinco años después de la primera huella humana sobre el polvo blanco de la Luna, la agencia espacial estadounidense NASA ha asegurado que los primeros humanos que hollarán el suelo rojo de Marte "caminan hoy sobre la Tierra".

El 20 de julio de 1969 más de 500 millones de personas en todo el mundo -la mayor audiencia televisiva hasta entonces- observaron las imágenes en blanco y negro de los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin moviéndose, livianos, en el Mar de Tranquilidad selenita.

"Hoy nos hallamos en un nuevo horizonte, listos para el próximo salto más profundo en el Sistema Solar", ha proclamado la agencia espacial en su web, que hoy recuerda la histórica hazaña del programa Apolo. En homenaje a la memoria de Neil Armstrong, fallecido en agosto de 2012, la NASA ha rebautizado uno de sus principales edificios en el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral con el nombre del primer hombre que puso su pie en la Luna, en una ceremonia que ha tenido lugar este lunes con la participación con sus dos colegas en la misión Apolo 11, Aldrin y Michael Collins.

En un momento en el que Washington se enfrenta a Moscú en otra puja geopolítica, el país recuerda una era en la que la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética espoleó un esfuerzo tecnológico sin precedentes que llevó a dos hombres a la Luna aquella jornada.

El 25 de mayo de 1961, en un "mensaje especial al Congreso sobre necesidades nacionales urgentes", el entonces presidente John F. Kennedy afirmó que Estados Unidos debía ponerse la meta de "llevar un hombre a la Luna y traerlo a salvo a la Tierra" antes del fin de esa década.

En solo ocho años se alcanzó una meta que los científicos y soñadores habían explorado durante décadas: la oportunidad de observar la Tierra desde un suelo lejano.

La NASA ha simbolizado el momento actual en su aventura espacial con una composición fotográfica en la que la marca de una bota de astronauta pisa con el talón un suelo blanco selenita y con su punta delantera el rojizo suelo marciano.

Un presupuesto menguante

Aunque la aventura espacial de la humanidad se ha expandido, en realidad hoy Estados Unidos se encuentra a la zaga del esfuerzo de las décadas de 1950 y 1960, cuando concentró una enorme infraestructura industrial para llevar astronautas a la Luna.

En aquel entonces las fábricas de Estados Unidos producían una flota de enormes cohetes propulsores Saturn, la opinión pública estaba fascinada por la exploración espacial y existía un consenso político que aprobó durante tres décadas la inversión de billones de dólares en el esfuerzo.

En la última década la NASA ha tenido casi que mendigar al Congreso los fondos para completar su programa de transbordadores espaciales, que concluyó en 2011, la construcción de la Estación Espacial Internacional (ISS) y el desarrollo de proyectos para el futuro.

Tan solo el programa de tres décadas de los transbordadores tuvo un coste de 209.000 millones de dólares, aumentado con la pérdida de dos de las naves y la muerte de catorce astronautas.

Las misiones tripuladas han sido las más conocidas, y espectaculares, pero la NASA tiene un menú más amplio que comprende cápsulas que han llegado a los límites del Sistema Solar, robots que curiosean en Marte, y telescopios que han enriquecido el conocimiento humano con imágenes de la inmensidad del Universo.

En agosto de 2010, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, describió su esperanza para la exploración espacial durante un discurso en el Centro Espacial Kennedy, en Florida, que predijo el envío de astronautas a un asteroide hacia 2020, y un viaje de ida a Marte y vuelta a la Tierra a comienzos de la década de 2030.

Las cápsulas no tripuladas enviadas hasta ahora a Marte han requerido entre 150 y 210 días para llegar hasta el planeta rojo. Pero estos son artefactos mucho más pequeños y livianos que las cápsulas necesarias para albergar astronautas y suministros en un viaje de ida y vuelta.

¿Volver o no volver a la Luna?

Sin embargo, cuarenta y cinco años después del primer aterrizaje lunar, sigue existiendo división de opiniones en EEUU sobre el papel que debería tener la Luna de cara a la preparación de una futura misión a Marte.

El esfuerzo más reciente para regresar con astronautas a la Luna terminó en 2010 cuando la Casa Blanca, bajo la presidencia de Obama, canceló un programa de la administración anterior llamado Constellation para volver al satélite terrestre. En lugar de ello, la NASA se dirige ahora a comenzar a planificar para una expedición humana a un asteroide.

Esa iniciativa, prevista para 2025, incluye también una misión robótica para redirigir un pequeño asteroide o un gran pedazo de asteroide a una órbita lunar. Los astronautas luego llegarían hasta él para recoger muestras y traerlas a la Tierra. Las misiones están pensadas como peldaños para eventuales expediciones humanas a Marte.

Este camino, sin embargo, está lleno de tecnología que no contribuye directamente a la protección radiológica, los sistemas de aterrizaje, los hábitats y otros proyectos necesarios para construir el camino a Marte, según concluyó un panel del Consejo Nacional de Investigación en junio.

Después de un estudio de tres años de las diferentes opciones para la exploración humana del espacio, el panel dijo que un camino más viable y sostenible sería volver a la Luna.

"La luna, y, en particular, su superficie, tiene ventajas significativas sobre otros objetivos como un paso intermedio en el camino hacia la meta horizonte de Marte," escribió en su informe el Comité del Consejo de Vuelos Tripulados.

"Está claro para mí que no vamos a ser capaces de construir una base de investigación a largo plazo en Marte, si antes no lo hacemos en la luna", declaró el científico planetario Chris McKay en un artículo titulado 'El Caso del NASA. Base de Investigación en la Luna", que fue publicado el año pasado en la revista Nuevo Espacio.

"Las nuevas tecnologías y enfoques, y un creciente interés internacional en la luna hacen que sea el momento adecuado para considerar una base que es diez veces más barata que los diseños básicos anteriores", añadió McKay en un correo electrónico.

"Está claro para mí que no vamos a ser capaces de construir una base de investigación a largo plazo en Marte, si antes no lo hacemos en la Luna", declaró el científico planetario Chris McKay en un artículo titulado El Caso del NASA. Base de Investigación en la Luna, que fue publicado el año pasado en la revista Nuevo Espacio


Fuentes: El mundo.es

'En 2045 el hombre será inmortal'

Posted by Juan Navarro 2:43, under ,,, | No comments

José Luis Cordeiro, profesor en la Singularity Universirty de Silicon Valley, afirma que el progreso tecnológico perimitirá acabar con el envejecimiento
José Luis Cordeiro, profesor de la Singularity University.
 José Luis Cordeiro, profesor de la Singularity University. José Luis Cordeiro, profesor de la Singularity University. EM

"Y al día siguiente no murió nadie". Así comienza José Saramago Las intermitencias de la muerte, una novela en la que un 1 de enero de no se sabe bien qué año los humanos dejaron de morir, planteando un problema de tremenda magnitud para la sociedad y un desafío demográfico difícil de imaginar.

Pues bien, ese momento que un día vislumbró Saramago ya tiene fecha: "En 2045, el hombre será inmortal". Así lo afirma José Luis Cordeiro, profesor y asesor de la Singularity University, una institución académica americana creada en 2009 por la NASA y financiada por Google, que ha participado en el encuentro 'Inteligencia artificial y porvenir de la especie humana' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander. Ni el sida, ni el cáncer, ni el hambre. Nada. En poco más de 30 años, ninguna enfermedad podrá acabar con la especie humana porque, según asegura, "el envejecimiento es una enfermedad curable".

"En 2029 tendremos artefactos del tamaño de un ordenador capaces de sobrepasar el nivel de inteligencia del ser humano".
Para hacer semejantes afirmaciones, Cordeiro se basa en una corriente cada vez más extendida y de la que ya se hizo eco la revista Time: la llamada "singularidad tecnológica". Ésta apunta hacia el progreso tecnológico y la llegada de la inteligencia artificial como las herramientas que acabarán con la 'edad humana' y darán lugar a la 'edad posthumana'. Un hito hasta ahora inimaginable en un mundo en el que la brecha digital y las desigualdades sociales siguen siendo una evidencia en los distintos países que pueblan el planeta y en el que aún hoy existe un acceso desigual a la sanidad o la tecnología.

Cordeiro viene a confirmar lo que ya había dicho Ray Kurzweil, quien vaticinó en distintas ocasiones que en un momento en la historia de la humanidad las máquinas llegarán a tomar conciencia. Según el director de ingeniería de Google y fundador de la Singularity University, en 2029 tendremos artefactos del tamaño de un ordenador, capaces de sobrepasar el nivel de inteligencia de un ser humano; y en 2045, algún tipo de software será capaz de asumir la inteligencia combinada de todos los hombres y la complejidad de los procesos del pensamiento. En ese momento, un software podría llegar a sobrepasar la sofisticación del cerebro humano y a provocar "la muerte de la muerte".

"Entre el año 2029 y el 2045, vamos a tener computadoras con más transistores que neuronas tiene nuestro cerebro. Y ese será el inicio de la singularidad tecnológica, cuando la inteligencia artificial alcance a la inteligencia humana", afirma en esa línea el profesor Cordeiro.
Cordeiro afirma que los ordenadores llegarán a tener más...
Cordeiro afirma que los ordenadores llegarán a tener más... Cordeiro afirma que los ordenadores llegarán a tener más transistores que neuronas en el cerebro humano. EM

Pero este investigador venezolano va aún más allá. Prevé que, en los próximos 10 años, por 10 dólares cualquier hombre podría llegar a acceder a la secuenciación de su genoma, conocer qué relación guardan enfermedades como el cáncer o el Alzheimer con sus genes y llegar a prevenirlas. Ello, garantiza, permitiría a los humanos en un futuro próximo "diseñar" a nuestros descendientes a nuestro gusto y evitar según qué trastornos.

Hace 50 años, el escritor británico de ciencia fricción Arthur C. Clarke formuló tres leyes relacionadas con el avance científico. La primera de ellas decía que si un científico afirma que algo es posible, seguramente esté en lo correcto; pero si dice que es imposible, probablemente esté equivocado. La segunda insistía en que la única forma de descubrir los límites de lo posible era aproximarse hacia lo imposible. Y la tercera, que toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. Era ciencia ficción, pero en ellas se apoya la singularidad tecnológica para aventurarse a realizar semejantes previsiones futuras de una realidad distópica.

"Hace 30 años no había ordenadores personales. Hace 20 años comenzaban a aparecer los primeros móviles. Hace 10 años Google era una pequeña start-up y hoy es una de las compañías más ricas del mundo y paga mi salario. ¿Qué va a pasar en los próximos 10, 20, 30 años? Cosas mágicas", asegura este investigador.

"En los próximos años los humanos se fusionarán con los robots".

La veracidad de sus afirmaciones, insiste, se encuentra en los avances de la ciencia y la tecnología. En los logros alcanzados por la Methuselah Foundation, una institución que ha conseguido extender la vida saludable de los ratones hasta los cinco años en la última década, "el equivalente a 1.000 años humanos"; o en la demostración de que células como las germinales, las cancerígenas o las bacterias "no envejecen". Ello demostraría que "la vida nació para vivir y no para morir".

Sea como fuere, lo que sí es una evidencia es que la tecnología cambia de forma exponencial y el progreso de la inteligencia y del conocimiento es aparentemente imparable. ¿Dónde están los límites ? O, más bien, ¿existen esos límites? Aparentemente, no.

"El cerebro es la estructura más compleja del universo y, además, el único órgano que aún no se ha creado artificialmente. Sin embargo, los científicos están empezando a estudiar el cerebro de forma sistemática y vamos a tener una explosión de la inteligencia artificial", explica el profesor de la Singularity University. La 'Iniciativa Brain', un proyecto de investigación estadounidense para tratar de trazar un mapa de toda la actividad cerebral, la última gran frontera de la ciencia; o el 'Human Brain Project', un programa internacional que intenta facilitar a los investigadores una herramienta que ayude a entender el cerebro humano, además de simular informáticamente su funcionamiento, hacen prever a este investigador que "en los próximos años los humanos se fusionarán con los robots". Éstos, como en 'El hombre bicentenario', llegarán incluso a tener sentimientos.

"En los próximos 30 años vamos a curar todas las enfermedades y ustedes son parte de la primera generación inmortal humana".

En 2007, los gobiernos de Corea y Japón ya mostraban su preocupación por un futuro lleno de robots y emprendían distintas medidas con el fin de tratar de regular su conducta. De hecho, el título de esta iniciativa legislativa era 'Borrador de guía para asegurar la sana conducta de la próxima generación de robots'. Ambos países consideraban insuficientes las leyes que ya formulase Isaac Asimov: un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inactividad, permitir que un ser humano sufra daño; un robot debe obedecer las órdenes de los seres humanos, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley; un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o Segunda Ley.

Podría decirse que todo lo anterior es pura especulación. Tal vez un tremendo disparate. Pero José Luis Cordeiro y la Singularity University, una de las instituciones de mayor prestigio y especialización en la investigación y formación sobre nuevas tecnologías y su aplicación en los sectores más estratégicos y decisivos sobre el crecimiento económico y el bienestar social de la población, creen que no.

"En los próximos 30 años vamos a curar todas las enfermedades y ustedes son parte de la primera generación inmortal humana", insiste. Y es que, como dijo el filósofo y dibujante inglés William Blake, "todo lo que hoy vemos, fue un día imaginación; todo lo que hoy imaginamos, podrá ser realidad mañana". O como dijo Mafalda, "el futuro ya no es lo que era antes".


Fuentes: El mundo.es

¿Puede la genética llevarnos al apocalipsis?

Posted by Juan Navarro 2:38, under ,,,, | No comments

El amanecer del planeta de los simios' plantea los riesgos potenciales de los experimentos de manipulación genética con grandes primates para investigar enfermedades neurodegenerativas y nuevas terapias. ¿Es sólo ciencia ficción?
Fotograma de 'El amanecer del planeta de los simios'.
 Fotograma de 'El amanecer del planeta de los simios'. Fotograma de 'El amanecer del planeta de los simios'.

Si está en la playa quizás haya visto hoy una medusa. Imagínesela en un laboratorio. Un equipo de científicos en EEUU toma uno de sus genes (eligen uno llamado GFP,, que codifica una proteína fluorescente verde) y lo transfieren al óvulo de una mona. Lo fecundan e implantan el embrión resultante en otra mona, que queda embarazada y al cabo de unos meses da a luz a una cría en cuyos tejidos está presente el GFP,, un gen que actúa como marcador y, aunque tiene ninguna función, es fácilmente identificable. Tras muchos intentos fallidos y varios abortos, así nació en 2000 el macaco ANDi, el primer primate transgénico, es decir, modificado genéticamente (pueden ver su foto en la página anterior).

Desde entonces, muy poco a poco, se han ido realizando avances en la manipulación genética de pequeños primates hasta lograr que estos transmitan a sus descendientes genes de otra especie que han sido introducidos artificialmente. Con estos controvertidos experimentos, los científicos investigan la posibilidad de encontrar una cura o al menos comprender mejor cómo se desarrollan enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer, cuyo impacto en la sociedad será mayor a medida que la población siga envejeciendo.

El macaco ANDi nació en EEUU a finales del año 2000 y fue el primer mono transgénico.

Precisamente un experimento genético realizado en San Francisco con chimpancés para investigar el Alzheimer es el origen de un virus mortal que en la ficción desencadena una crisis mundial sin precedentes cuando el investigador que lo diseña (cuyo padre padece la enfermedad) se salta los procedimientos. Y es que en El amanecer del planeta de los simios, la última película de la famosa saga (que este viernes se estrena en los cines españoles), los seres humanos no sólo están a punto de extinguirse debido a la llamada gripe de los simios (y a toda una serie de desafortunadas coincidencias). Los que sobreviven porque resultan inmunes a ese virus tienen que convivir con otra especie inteligente: una comunidad de grandes primates constituida por chimpancés, gorilas, bonobos y orangutanes sorprendentemente parecida a la nuestra. Incluso pueden hablar.

Naturalmente se trata de una película de ciencia ficción, pero ¿podría llegar a darse en la vida real una situación peligrosa si un experimento de manipulación genética quedara fuera de control? ¿Cuánto se parecen los grandes primates a nosotros en realidad y hasta qué punto se pueden modificar sus genes y su comportamiento?

«Es importante distinguir entre grandes simios (chimpancés, gorilas, bonobos y orangutanes), que en Reino Unido no se han utilizado en experimentos en los últimos 50 años, de otros primates, sobre todo macacos, que se usan para investigar desórdenes como el Alzheimer o el Parkinson. Aunque estos experimentos pueden hacerse con otras especies, dudo que sea posible evitar totalmente el uso de monos», explica el filósofo británico Thomas Baldwin, de la Universidad de York. En España, se prohibió experimentar con grandes simios en 2013, aunque en nuestro país apenas se usaban.

Baldwin fue uno de los reputados expertos que en 2011 elaboraron un informe de la Academia de las Ciencias Médicas de Reino Unido en el que mostraban su preocupación por los riesgos potenciales de los experimentos genéticos con animales y urgían a que científicos, filósofos, expertos en bioética, legisladores, clínicos, políticos y editores de revistas se coordinaran para garantizar un marco ético común para estas prácticas.

Según explica a este diario, los experimentos con embriones y los trasplantes de células neuronales humanas en cerebros de primates figuran entre las posibilidades más controvertidas. «Cuando hablaba del 'miedo a Frankenstein' me refería a que transplantar células neuronales humanas a un gran simio podría humanizarle de modo que comenzara a tener algunas capacidades humanas. Aunque se trata de algo muy improbable, debe ser considerada si alguna vez se llegara a contemplar una investigación así».

Sobre la posibilidad de que grandes simios llegaran a tener una inteligencia comparable a la humana, considera que «para ser capaz de modificar genes deliberadamente hacen falta enormes conocimientos científicos y mucha experiencia» y no cree que «ni siquiera los grandes simios fueran capaces de adquirir los conocimientos» que se ven en el filme.

El parecido de los grandes primates con los humanos ha intrigado y fascinado a científicos, filósofos o escritores desde hace siglos. En el informe sobre bioética, Baldwin menciona un breve relato de ficción que Franz Kafka escribió en 1917 (Un informe a la Academia). En él, un simio capturado en África y trasladado a Europa narraba, describiendo sus sentimientos y experiencias, cómo había logrado adquirir una educación similar a la de un humano.

Los genomas de los grandes simios

Sin embargo no ha sido hasta hace menos de una década cuando han podido empezar a comparar en el laboratorio hasta qué punto somos parecidos a los grandes simios, con los que compartimos un ancestro común, y de los que nos separamos como especie hace unos seis millones de años. Tomàs Marquès-Bonet, profesor ICREA en el Instituto de Biología Evolutiva (Universitat Pompeu Fabra-CSIC), lidera uno de los pocos grupos que ha participado en la reconstrucción de los genomas de todos los grandes simios (el primero fue el del chimpancé, en 2005). «El acceso al genoma de estos simios nos ha revelado que somos más diferentes de lo que pensábamos», explica por teléfono desde Barcelona.
Macacos  con genes «a medida» nacidos en China.
Macacos  con genes «a medida» nacidos en China. Macacos con genes «a medida» nacidos en China. CELL

Y es que, según subraya, aunque se suele decir que los humanos compartimos con chimpancés y bonobos (los más parecidos a nosotros) casi un 99% de los genes, en realidad ese 1% distinto se basa en las zonas que podemos comparar [y más del 20% no es comparable]. Por ello, se ajusta más a la realidad afirmar que nuestros genomas difieren como mínimo, en un 1%, y como máximo, en un 10%. Con los gorilas, se cree que la diferencia oscila entre el 2% y el 12% mientras que con los orangutanes sería de entre un 3% y un 15%.

Pero disponer de sus genomas es sólo el primer paso en el proceso científico. Todavía queda casi todo por hacer, pues llega la hora de interpretarlos, una tarea que confiesa, resulta «frustrante» para un biólogo evolutivo. «Ni siquiera sabemos todavía por qué ellos tienen pelo y nosotros no», resume.

«Una de nuestras limitaciones es que no tenemos animales de experimentación y no los debemos tener. Hay muchos experimentos que se podrían hacer para averiguar qué hacen las partes del genoma que tenemos diferentes, pero no se van a hacer nunca por cuestiones éticas. Es bonito que como sociedad pongamos por delante la ética», subraya. Por ello, y volviendo a la última entrega de El Planeta de los Simios, sostiene que «la sociedad puede estar tranquila porque no hay planes para hacer ingeniería genética con chimpancés u otros grandes simios».

Carles Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva y uno de los mayores expertos a nivel mundial en ADN antiguo, prefiere no dar su valoración sobre las implicaciones de los estudios con primates modificados genéticamente, aunque coincide con su colega en rechazar estas prácticas con animales: «Para mí, la experimentación con métodos invasivos con primates no humanos no es éticamente aceptable, a pesar de los potenciales beneficios de investigación biomédica o toxicológica que puedan derivarse de ellos».

El filme y la vida real

«Los primates son muy inteligentes pero no hablan y los intentos por enseñarles un idioma humano han fracasado. Pero por supuesto, si se modifican sus genes, las cosas podrían cambiar», apunta Frans de Waal.

El prestigioso primatólogo confiesa que la película le interesó «de principio a fin» y destaca que «lo más importante es que ha demostrado que no es necesario el uso de simios reales en cine. «La película tiene un gran argumento y una excelente animación. Es un poco violenta para mi gusto, pero supongo que es como cualquier filme de acción. Normalmente en estas películas están los buenos y los malos y hay muchos personajes masculinos. Los personajes femeninos son escasos y ornamentales", analiza. De hecho, le parece extraño que aparezcan tan pocas hembras en una comunidad de primates.

Hay más licencias y diferencias con la vida real a la hora de plasmar una sociedad simia: «En la película están claramente humanizados. Caminan a dos patas, hablan, producen lágrimas [algo que no sucede en la vida real], tienen vida familiar y expresiones humanas», enumera. También echa en falta sexo, romance y juegos, aspectos muy importantes en los primates. «Es típico de Hollywood que se sientan más cómodos con la violencia (volando los sesos de alguien) que con el sexo (ni siquiera se puede mostrar un pecho desnudo)», señala.
A la izquierda dos ejemplares de mono tití con el gen fluorescente...
A la izquierda dos ejemplares de mono tití con el gen fluorescente... A la izquierda dos ejemplares de mono tití con el gen fluorescente nacidos en 2009 en Japón. KEIKO UNIVERSITY

«Me quedé desconcertado por Koba, que aparentemente es un bonobo. Y es improbable que un bonobo sea tan violento y vengativo», señala Frans de Waal, al que llamó mucho la atención el orangután que está interesado por los libros y ejerce de profesor.

Por otro lado, recuerda que «los chimpancés emplean herramientas y son bastante agresivos así que esa parte sí encaja».

Desde el yacimiento de Atapuerca que codirige y en plena campaña de excavación, el paleontólogo Eudald Carbonell recuerda en conversación telefónica cuánto le gustó e impactó la primera película de El Planeta de los Simios, la que en 1968 protagonizó Charlton Heston.

Por lo que respecta a la inteligencia de los grandes simios, el paleontólogo catalán recuerda que con independencia de la genética, un obstáculo es que su cerebro es tres veces más pequeño que el del hombre, por lo que la posibilidad de que pudieran tener capacidades como las del hombre es ciencia ficción. Sin embargo, sí ve algún aspecto realista: «Creo que en el futuro convivirán varias especies inteligentes, seguramente el Homo sapiens, cíborgs y el Homo ex-novo». Es el término que Carbonell, director también del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), propone para designar a un hipotético y futuro hombre evolucionado.

En Atapuerca y otros yacimientos los paleontólogos intentan reconstruir el puzle de nuestra evolución. Saben, por ejemplo, que los neandertales convivieron con los sapiens: «Se mezclaron, pero poco, y eso demuestra que tenían identidades muy distintas», añade.

Pedro Pozas, director del Proyecto Gran Simio, una organización en defensa de los derechos de los primates, Pozas sí teme las consecuencias de la modificación genética de primates: «Nuestra valoración al respecto es que estamos jugando con fuego y puede que algún día se nos vaya de las manos cualquier experimento genético de este tipo y ocasionemos una hecatombe para el ser humano, bien accidental o provocada». Su organización ha elaborado un manifiesto y está recogiendo firmas para que los grandes simios sean considerados "personas no humanas".

El conservacionista rechaza el uso de monos para la experimentación, y sostiene que «existen métodos más seguros, rápidos y económicos como el cultivo de células humanas en laboratorio». Por lo que respecta a los grandes primates, aplaude que se haya prohibido su uso en experimentos, aunque recuerda que hay todavía «una gran cantidad de chimpancés, gorilas y orangutanes que están en una situación precaria en nuestro país, cautivos en zoológicos, con mucho estrés y la mayoría están enfermos psicológicamente».

Fuentes: El Mundo.es

Videos

Videos

Audios

Últimos audios