Ultimos artículos

El ADN desvela los secretos de los rapanuis

No hay restos genéticos del contacto entre los antiguos habitantes de la Isla de Pascua y nativos americanos antes de la llegada de los europeos
 
Aún quedan misterios por desvelar de los constructores de los moais de la Isla de Pascua. Terry Hunt Los rapanuis, los pobladores de la Isla de Pascua, no tuvieron ningún contacto con los nativos americanos hasta la llegada de los europeos. O, si lo hubo, no dejó rastro en sus genes. Eso es lo que sostiene un estudio que ha analizado ADN antiguo de los pascuenses. Estos resultados cuestionan investigaciones previas que defienden que sí hubo contacto y que pudo producirse varios siglos antes.

La historia como pueblo de los rapanui estaba llena de misterios que la ciencia ha ido desvelando en las últimas décadas. La arqueología estimó que llegaron a la Isla de Pascua en torno a 1200 de esta era. La genética demostró después que la teoría sobre su origen polinésico era la acertada. Pero, ¿estos navegantes que venían del oeste se aventuran aún más allá hasta América? ¿Los amerindios arribaron a las costas de la isla? ¿O nunca hubo un contacto entre rapanuis y nativos americanos antes de que los europeos empezaran a visitar la isla a partir de 1722? Y si nunca lo hubo, ¿cómo entre el 6% y el 8% de sus genes son de origen americano?

Por primera vez, un grupo de investigadores ha podido estudiar ADN antiguo de cinco rapanuis encontrados en el yacimiento de Anakena, en el norte de la isla. Los científicos pudieron aislar el material genético de pequeñas muescas de apenas 200 miligramos obtenidas de las costillas de los restos. Tres de ellos los dataron como muy anteriores al año 1722, de en torno al siglo XIV-XV y los otros dos pertenecerían a dos individuos nacidos en el siglo XIX o principios del XX. Es decir, tenían datos genéticos anteriores y posteriores a la llegada de los occidentales.

Los rapanuis actuales tiene en torno a un 8% del genoma originario de los nativos americanos
"No encontramos pruebas de un flujo de genes entre los habitantes de la Isla de Pascua y los América del Sur", dice en una nota el antropólogo de la Universidad de California en Santa Clara y principal autor del estudio, Lars Fehren-Schmitz. "Estamos realmente sorprendidos de que no hayamos encontrado nada. Hay muchas pistas que señalan esa posibilidad, tantas que estábamos convencidos de encontrar una evidencia del contacto previo a los europeos con Sudamérica, pero no había nada", añade.
Entre esas pistas que sugerían el contacto están los estudios náuticos sobre la viabilidad de navegar hasta la isla desde la costa americana con la tecnología del pasado, a más de 3.500 kilómetros. También el ingente trabajo del antropólogo noruego Thor Heyerdahl que, empeñado en demostrar que los polinesios procedían en realidad de América, realizó la mítica travesía de la Kon-Tiki a mediados del siglo pasado. Algunos antropólogos mantiene que la cultura rapanui, la creadora de los majestuosos moais, tiene más que ver con los pueblos precolombinos que con los de las otras islas polinésicas. La prueba arqueológica más contundente es la presencia de boniatos o camotes en varias islas polinésicas desde hace casi 1.000 años. Pero la pista mas concluyente es que varias investigaciones recientes han desvelado la presencia de genes ancestrales americanos en los rapanuis actuales.

Sin embargo este nuevo estudio, publicado en Current Biology, no encuentra rastro (un porcentaje inferior al 1%) de genes amerindios en los tres rapanuis de antes de que llegaran los europeos. Sin embargo, sí lo han encontrado en los dos posteriores y en porcentajes en torno al 6%, en concordancia con anteriores trabajos. Aunque no se puede descartar la posibilidad de que hubiera algún contacto cultural, "no dejó rastro genético", comenta Fehren-Schmitz. La principal prueba arqueológica del contacto es la presencia de boniatos o camotes americanos en la polinesia desde hace 1.000 años.

El mexicano José Víctor Moreno Mayar es uno de los que defiende que sí hubo contacto y mezcla entre ambos pueblos antes de que llegaran los europeos. Investigador en paleogenómica del Museo de Historia Natural de Dinamarca, Moreno realizó hace tres años un estudio cuyos resultados cuestiona ahora el trabajo de Fehren-Schmitz. La investigación de Moreno, publicada en la misma revista, analizó el genoma de 27 rapanuis actuales, encontrando un 8% de genes americanos. Aplicando un modelo estadístico concluyeron que esos genes no entraron en el pueblo rapanui con los europeos, sino mucho antes: entre 1280 y 1495. La fecha inferior es solo unas décadas posterior a la llegada de los polinesios a la isla.

"El trabajo de Fehren-Schmitz es una investigación de gran valor, son los primeros datos de ADN antiguo de los rapanui que se obtienen", reconoce Moreno. Sin embargo, cuestiona la principal conclusión del trabajo por "exagerada y precipitada". La debilidad reside, según el experto mexicano, en la cercanía temporal entre la fecha del posible contacto y la datación de los restos analizados. "Si tienes un contacto entre dos poblaciones hoy y muestreas individuos de esa población mezclada, tendrás algunos individuos con la mezcla genética y otros que no, ya que el mestizaje no es inmediato. Con tres muestras, resulta apresurado descartar que hubo un contacto precolombino entre nativos americanos y polinésicos. La controversia se resolverá cuando encontremos más ADN antiguo de los rapanuis", concluye el investigador mexicano.

Fuentes: https://elpais.com/
Lea más

Pongamos que hablo de Jesús, Autor: Óscar Fábrega



Un recorrido (con desvíos) por la misteriosa figura de Jesús de Nazaret

Sinopsis de Pongamos que hablo de Jesús:

¿Quién fue realmente Jesús de Nazaret? ¿Qué hay de cierto en lo que contaron sus biógrafos oficiales, los evangelistas? ¿Qué pasó durante sus años perdidos? ¿Estuvo en Inglaterra? ¿Estuvo en la India? ¿Se casó, o fue soltero toda su vida por convicción religiosa? ¿Fue un esenio? ¿Resucitó realmente, o robaron su cuerpo para hacerlo parecer? ¿Sobrevivió a la crucifixión? ¿Fue ejecutado por encabezar un movimiento guerrillero? ¿Podrá Óscar Fábrega, el autor de este libro, responder a alguna de estas preguntas?

Pasen y lean. Pongamos que hablo de Jesús es un riguroso y ameno recorrido por la figura histórica de Jesús, pero también es un viaje lleno de desvíos y de narraciones paralelas sobre el personaje, que sirven para comprender hasta qué punto la imaginación popular unida a las esperanzas religiosas han sido tremendamente creativas… y lucrativas.

Pueden ustedes adquirirlo en: Planeta de Libros
Lea más

Cinco naves espaciales perdidas encontradas en la Luna

La europea Smart-1 no es la primera. Antes fueron localizadas una sonda india, un orbitador, las naves gemelas Grail y un reflector de la Unión Soviética

Universidad Estatal de Arizona Un equipo de investigadores anunciaba recientemente en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria (EPSC) celebrado en Riga (Letonia) el hallazgo del lugar donde descansa la Smart-1, la primera misión lunar de la Agencia Espacial Europea (ESA).

La nave espacial fue estrellada de forma controlada contra la superficie de la Luna hace once años, pero nadie sabía exactamente dónde había caído hasta ahora. Resulta que está en el borde del lado oscuro de nuestro satélite natural. El hallazgo puede parecer emocionante -y realmente lo es, ya que resulta todo un reto tecnológico- pero no es el primero de este tipo.

La Chandrayaan-1
En marzo de este mismo año, la NASA anunciaba que había localizado en la órbita de la Luna otra nave espacial perdida, la india Chandrayaan-1, con la que no se tenía contacto desde 2009. Una nueva aplicación de radar permitió el hallazgo. No fue fácil dar con la sonda, ya que es pequeña y está situada a 380.000 kilómetros de distancia. Con la misma técnica, los científicos pudieron localizar con exactitud también el Orbitador de Reconocimiento Lunar (LRO), un artefacto en activo de la agencia espacial que gira alrededor de nuestro satélite natural desde hace siete años y que, precisamente, ha ayudado a descubrir el resto de naves perdidas, incluida la Smart-1. La nueva técnica podría ayudar a planificar las futuras misiones a la Luna.

Las naves Grail

El 17 de diciembre de 2012, la NASA estrelló intencionalmente dos naves espaciales contra la Luna. Las dos sondas gemelas de la misión Gravity Recovery and Interior Laboratory (Grail), destinada a elaborar un mapa de gravedad de nuestro satélite, se empotraron contra una montaña del polo norte lunar debido a que no tenían ni suficiente altura ni combustible para seguir con sus investigaciones científicas. En marzo de 2013, la agencia espacial anunciaba que la LRO había conseguido fotografiar los restos de las naves en la zona de impacto.

El reflector del soviético Lunokhod 1 El rover Lunokhod 1, en su localización final El rover Lunokhod 1, en su localización final- NASA / GSFC / Arizona State University En esta ocasión no se trata de una nave, sino de un instrumento que la Unión Soviética perdió sobre la superficie de la Luna en 1971. Muchos científicos lo habían buscado con empeño sin ningún resultado, y nadie esperaba ya encontrarlo, creyendo, por ejemplo, que podría haber caído en un cráter, pero un equipo de físicos norteamericanos daba con él en 2010.

Se trata de un reflector láser de fabricación francesa enviado a bordo de la misión no tripulada Luna 17, que aterrizó en nuestro satélite natural el 17 de noviembre de 1970. La nave liberó un vehículo robótico para inspeccionar el terreno con el reflector a bordo.

La sonda soviética y su robot, llamado Lunokhod 1, dieron su última señal de vida un año después, el 14 de septiembre de 1971. La máquina se dio por perdida hasta que un equipo de la Universidad de California dio con ella gracias a la cámara de alta resolución de la LRO.

Pero la historia no se quedó ahí, porque, aunque parezca increíble, el viejo reflector cubierto de polvo lunar sigue funcionando y está enviando fortísimos pulsos de láser a la Tierra.

Fuentes: ABC.ES
Lea más

SpaceX reduce el tamaño de la nave que irá a Marte en 2022

En el viaje está previsto que el cohete solo transporte carga, pero que en 2024 se realice una misión tripulada por personas

Space X, la compañía del inversor, inventor y empresario sudafricano Elon Musk, ha anunciado este viernes que ha reducido el tamaño del cohete espacial que está desarrollando para volar a Marte. La intención de la compañía es empezar la construcción de la nave en los primeros seis meses de 2018 para viajar al planeta rojo en el año 2022.

En esta primera travesía está previsto que el cohete espacial solo transporte carga, pero que dos años después, en 2024, se realice una misión tripulada por personas, según ha dicho Musk en una conferencia en la ciudad australiana de Adelaida. La primera misión humana destinada a Marte de la Nasa, sin embargo, no se espera hasta una década después.

La reducción en el tamaño del cohete es una novedad en la misión de SpaceX. En un principio, la compañía tenía previsto usar un juego de varios vehículos espaciales para colonizar Marte. La misión estaba prevista que comenzase en 2018 con una cápsula no tripulada llamada Dragón Rojo, pero la empresa ha anunciado este viernes que se va a centrar solo en una nave más corta y estrecha. "Queremos tener un solo sistema. Si podemos hacerlo, entonces todos nuestros recursos se podrán aplicar a este mismo sistema. Me siento bastante confiado en que podemos completar la construcción de la nave y estar listos para el lanzamiento en unos cinco años", ha dicho Musk.

El cohete que tienen previsto construir sería capaz de volar directamente desde la Tierra a Marte, podría transportar hasta a 100 pasajeros y sería, en parte, reutilizable. Otra de las características de las que ha presumido Musk durante su conferencia es la posibilidad de que la nave se use para viajar por la propia Tierra.

Marte está 225 millones de kilómetros de la Tierra y llevar por primera vez a personas allí es un objetivo ambicioso. El viaje duraría, según los cálculos de compañías como SpaceX, de seis a nueve meses. Esta empresa de Musk es una de las que fundó con el objetivo de colonizar Marte, uno proyecto privado y financiado con fondos públicos que compite en la carrera espacial por llegar al planeta rojo. Una certeza de la misión son los trajes espaciales que vestirán los astronautas durante el viaje: SpaceX los presentó el pasado agosto, y son de un material fino y liviano, con un diseño blanco y negro de líneas rectas y cortes geométricos.

Otro viaje a Marte La compañía australiana Lockheed Martin también ha anunciado este viernes sus planes para un viaje tripulado a Marte alrededor de 2030. La empresa ha revelado los dibujos conceptuales de una estación espacial orbitando alrededor del planeta rojo y embarcaciones para llevar a cuatro astronautas a la superficie del planeta.

"Sabemos que es frío, es bastante inhóspito, así que empezamos con los robots y luego bajamos con estos aterrizadores", dijo Rob Chambers, director de estrategia de vuelo espacial de Lockheed en una entrevista. Chambers no aclaró la fecha de la misión, pero podría tratarse de una expedición conjunta con la NASA que tiene como objetivo llegar a Marte durante la década de 2030.


Fuentes ELPAIS.COM
Lea más

Impresionante hallazgo encuentran piedras con figuras extraterrestres y oro en una cueva en Veracruz


Hace más de tres meses, al realizar una expedición el grupo de “Buscadores de Tesoros” a cargo de JAC Detector de José Aguayo y el Master Detector de Manuel Rangel Vigueras, conjuntamente con Asrael y Héctor Pavón y Claudia Vázquez y algunos otros colaboradores, de manera accidental encontraran una piedra tallada con formas alienígenas al interior de cueva, este fin de semana el grupo de expedicionistas realizaron nuevamente una inspección al lugar.


Se deben caminar varias horas a través de la maleza, para llegar hasta un conjunto de tres cuevas privadas, localizada entre los límites de Veracruz y Puebla, donde, en dos de ellas se han reportado descubrimientos sorprendentes ya que en una de se localizaron diversas piedras con imágenes que representan en sus grabados la posible relación entre humanos y alienígenas, y en otra más se descubrió la presencia de un metal que a decir de los encargados de la expedición, pudiera tratarse de oro.


En las piedras grabadas localizadas en la cueva se puede dar vista a los diversos dibujos tallados, entre los que destacan naves extraterrestres y seres humanoides; en una de las piedras, la cual se encuentra fracturada al parecer por expediciones anteriores, se vislumbra la parte superior de una nave espacial, un ser fuera de este mundo y un antiguo jerarca de cultura prehispánica que está en apariencia recibiendo una mazorca de maíz, además de algunos otros símbolos que falta por ser descifrados; a estas piedras las llamaron “piedras del primer encuentro”.


De acuerdo con la leyenda de los lugareños se cuenta que cerca del lugar una nave espacial pudo haber quedado atrapada o incrustada en una cueva, por ellos es que iniciaron su búsqueda y con la ayuda del propietario del predio iniciaron la primera visita hace tres meses, logrando lo inimaginable porque no solo encontraron la cueva sino algunas piedras en las cuales se muestran imágenes de seres humanoides; por lo que se programó esta nueva visita.


 Sin embargo al estar filmando y sacando fotos, se pudo verificar la existencia del algo brillante de color dorado, por lo que al pasar el detector de metales se comprobó que se trataba de un material metálico y que en apariencia podría ser oro en laminilla muy delgada, fragmentada y esparcida por todo el lugar, por lo que se espera que con la muestra tomada del lugar se pueda confirmar o desechar que se trata de oro.

Sobre las atribuciones o límites que podría tener el grupo de buscadores sobre este hallazgo, José Aguayo explicó que el INAH no puede decir nada porque esto no es arqueología en sí, ya que si fuera una figura de barro tendría una real injerencia; “ Si en un momento dado el Instituto Nacional de Antropología e Historia decidiera recoger las piezas, para ambos grupos sería mejor porque de esta manera estarían aceptado lo que por muchos han negado: la existencia de personas que habitan fuera del planeta”.


Para finalizar el grupo de buscadores de tesoros, dio a conocer que dado los hallazgos y al contar con los permisos del propietario, es probable que se agenda más visitas al lugar para seguir buscando más sobre el tema. Fuente: Manuela V. Carmona eldelsur.com

Vídeo del grupo que realizo el hallazgo:



Fuentes: http://www.extranotix.com/
Lea más

Extraterrestres nos pueden estar mirando desde nueve planetas.

Un estudio señala las posibilidades de que una civilización extraterrestre diera con la Tierra utilizando la tecnología conocida

Si nosotros buscamos, quizás otros también hagan lo mismo.

Un grupo de científicos de la Universidad de la Reina en Belfast y el Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar en Alemania han examinado cómo una civilización extraterrestre podría descubrir la existencia de la Tierra utilizando nuestros propios métodos. Y según sus cálculos, que explican en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society, al menos nueve planetas fuera del Sistema Solar están en una posición ideal para dar con nosotros. Nos delataría nuestro paseo alrededor del Sol.

Hasta la fecha, los astrónomos han descubierto miles de planetas que orbitan estrellas distintas de nuestro Sol, llamados exoplanetas, gracias a misiones como, por ejemplo, el telescopio Kepler. Aunque existen diferentes métodos, la gran mayoría han podido ser detectados gracias a lo que se conoce como tránsitos, es decir, el paso de un mundo por delante de su estrella anfitriona desde nuestra perspectiva. Cada vez que lo hace, la luz del astro se debilita a intervalos regulares, lo que desvela la existencia del planeta. (Más noticias sobre exoplanetas aquí).

En el nuevo estudio, los autores se preguntan cómo vería un observador alienígena el Sistema Solar utilizando esta misma técnica. Para ello, identificaron partes del cielo distante desde donde se veían varios planetas de nuestro Sistema Solar pasar frente al Sol, las llamadas «zonas de tránsito», concluyendo que los planetas terrestres (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) son mucho más propensos a ser localizados que los planetas Jovianos más lejanos (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), a pesar de su tamaño mucho mayor.

La imagen muestra desde dónde pueden observarse los tránsitos de los planetas del Sistema Solar. Cada línea representa un mundo y la Tierra es la línea azul- 2MASS / A. Mellinger / R. Wells

Pequeños pero más cercanos «Los planetas más grandes bloquearían naturalmente más luz cuando pasan delante de su estrella», explica el autor principal del estudio, Roberto Wells. «Sin embargo, el factor más importante realmente es lo cerca que está el planeta de su estrella madre y como los planetas terrestres están mucho más cerca del Sol que los gigantes de gas, es más probable que se vean en tránsito».

Para localizar mundos desde los cuales otra civilización tendría la mejor oportunidad de detectar nuestro Sistema Solar, los astrónomos buscaron partes del cielo desde las cuales se podía ver más de un planeta cruzando la cara del Sol. Encontraron que tres planetas podrían ser observados desde cualquier lugar fuera del Sistema Solar, y que no todas las combinaciones de tres planetas son posibles.

Segun Katja Poppenhaeger, coautora del estudio, «estimamos que un observador posicionado al azar tendría aproximadamente una probabilidad de 1 entre 40 de observar al menos un planeta. La probabilidad de detectar al menos dos planetas sería aproximadamente diez veces menor, y detectar tres sería diez veces más pequeño».

De los miles de exoplanetas conocidos, el equipo identificó 68 mundos donde los observadores verían uno o más de los planetas de nuestro Sistema Solar atravesar el Sol. Nueve de estos planetas están situados idealmente para observar los tránsitos de la Tierra, aunque ninguno de esos mundos se considera habitable.

Potencialmente habitables Además, el equipo estima que debe haber aproximadamente diez mundos (actualmente no descubiertos) que están ubicados favorablemente para detectar la Tierra y son capaces de mantener la vida tal y como la conocemos. Sin embargo, hasta la fecha no se han descubierto planetas habitables desde los cuales una civilización pueda descubrirnos con una tecnología similar a la nuestra.

La misión K2 en curso de la nave espacial Kepler continúa cazando exoplanetas en diferentes regiones del cielo durante unos meses a la vez. Estas regiones están centradas cerca del plano de la órbita de la Tierra, lo que significa que hay muchas estrellas objetivo ubicadas en las zonas de tránsito de los planetas del Sistema Solar. Los planes del equipo para el trabajo futuro incluyen la orientación de estas zonas de tránsito para buscar exoplanetas, con la esperanza de encontrar algunos que puedan ser habitables.
Fuentes: ABC.ES
Lea más

El fin del mundo llegará mañana, según una profecía absurda

Aficionados a la numerología aseguran, sin recurrir a ninguna evidencia científica, que la Biblia anuncia la destrucción de la Tierra este sábado. Hasta ahora ninguna profecía sobre el fin del mundo ha acertado.Aseguran que un planeta no detectado chocará contra la Tierra.


En la imagen, el impacto de un gran asteroide Un grupo de aficionados a la numerología y a la astrología ha vaticinado que el fin del mundo está a punto de llegar. Tal como aseguran en un dramático vídeo de Youtube, en la Biblia hay pistas ocultas que indican que el supuesto planeta Nibiru —o planeta X— chocará con la Tierra este mismo sábado. Dicen que provocará una serie de catastróficos eventos que transformarán el mundo para siempre.

Nibiru es el nombre de un cuerpo celeste de la mitología babilónica. Aunque en algunos círculos esotéricos se ha propuesto que se trata de un planeta más allá de Neptuno que cruza las órbitas del resto de planetas, la comunidad científica niega su existencia. Para los astrónomos, «las persistentes declaraciones acerca de un planeta cercano pero invisible son simplemente absurdas». El mito se remonta a 1975 y, desde ese momento, ha sido protagonista de muchas de las predicciones sobre el fin del mundo como las de 2003, 2012 o 2015.

Para los profetas que defienden la inminente llegada del apocalipsis, el eclipse solar del pasado 21 de agosto fue un presagio oscuro de lo que está por llegar mañana. Según aseguró David Meade en una publicación cristiana evangélica, el Libro de la Revelación describe una imagen de destrucción y fuego en el cielo cuando Nibiru haga su aparición. Esta hipótesis fue extensamente explicada en su libro «Planeta X: La llegada de 2017», que vende por un módico precio de 11.69 dólares. Dicho libro describe esta llegada con creativas imágenes metafóricas: aparecerá una mujer «vestida con el Sol y la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza» y que dará a luz a un niño que «dirigirá las naciones con un cetro de hierro».

Experto inventado, hecho inventado Las fantásticas predicciones de Meade han sido desautorizadas por otros religiosos. Tal como ha declarado a The Washington Post Ed Stetzer, profesor y director ejecutivo del Centro para Evangelismo Billy Graham del Wheaton College, «no hay tal cosa como la numerología cristiana. Aquí tenemos básicamente a un experto inventado hablando de un campo inventado sobre un evento inventado».

El día del juicio final ya fue predicho en el año 2000, en el 2003 y hasta en el 2012, así como en otras muchas ocasiones de la historia, y siempre con el mismo resultado: naturalmente, todas las predicciones se equivocaron.

En 2012 la NASA decidió que merecía la pena explicar por qué esto era totalmente infundado. En aquel momento, el astrónomo David Morrison dijo en un vídeo que si un planeta fuera a chocar contra la Tierra lo habríamos visto.

«Sería brillante. Sería fácilmente visible para el ojo desnudo. Si fuera real tendría una masa capaz de perturbar las órbitas de Marte o la Tierra. Veríamos cambios en las órbitas», dijo Morrison. Estas declaraciones levantaron ampollas en internet entre los amigos de la teoría apocalíptica, quienes no dudaron en confeccionar vídeos para insultar a Morrison.

Espíritu crítico Los creyentes en la idea de que Nibiru va a destruir el mundo, esta vez sí, en 2017, consideran que el motivo de no haberlo visto es porque sus años duran 3.600 años terrestres. Pero Morrison explicó que esto no tiene ningún sentido, porque si eso fuera así, hoy en día veríamos las huellas dejadas tras su paso. «Su gravedad habría alterado las órbitas de la Tierra, Venus, Marte y, probablemente, habría desmontado totalmente la órbita de la Luna». Pero en vez de eso, «vemos órbitas estables en el sistema solar interior. Vemos la Luna girando alrededor de la Tierra».

Stetzer ha animado a los cristianos a ser críticos con la información, especialmente en un momento en que abundan las noticias falsas. «La idea de que el mundo acabará este 23 de septiembre es una noticia inventada. Y también es un recordatorio de que necesitamos tener espíritu crítico con todas las noticias».

Fuentes: ABC.ES
Lea más

¿Qué pasaría si la Tierra dejara de girar?

Si lo hiciera de golpe, los objetos no anclados a tierra firme saldrían disparados y se producirían vientos huracanados


La Tierra vista desde la Luna.

La Tierra gira sobre sí misma a una velocidad superficial de 1.667 km/h en el ecuador y se ralentiza según nos acercamos a los polos, donde la velocidad es nula. Es muy improbable que se pare de golpe pero, si ocurriera, la atmósfera no se pararía. Los objetos que no estuvieran anclados en tierra firme saldrían disparados, sobre todo cerca del ecuador. Se producirían vientos huracanados que barrerían todo lo que quedara y su fricción con la superficie terrestre causaría enormes daños.

Si el frenado de la Tierra fuera lento, nos ahorraríamos la destrucción vertiginosa, pero también habría cambios catastróficos en el clima e importantes ajustes geológicos. La duración del año no se modificaría, pero el día, en lugar de 24h, duraría lo mismo que el año. Cada zona de la Tierra estaría iluminada por el sol durante medio año, con tempera­turas altísimas, y a la sombra el otro medio año, a temperaturas heladoras. Al pararse la Tierra desaparecería la fuerza centrífuga que, al ser máxima en el ecuador, le ha conferido su forma achatada y ha confinado enormes masas de agua en las cuencas oceánicas ecuatoriales.

Con un radio 21,4 kilómetros más corto en los polos que en el ecuador, la gravedad es mayor en los polos. Si cesa la fuerza centrífuga, el agua migraría hacia donde la gravedad es mayor, a los polos. En las zonas ecuatoriales emergería tierra firme y al cabo del tiempo habría un continente ecuatorial gigante y dos grandes océanos polares. El océano polar Ártico cubriría, entre otros, el norte de Europa, aunque dejando libre la mayor parte de España.

Naturalmente, la situación real sería más compleja por la aparición de vientos entre la zona de día y de noche o de océanos helados o evaporándose. Además, al cesar el giro de la Tierra, desaparecería también el campo magnético terrestre, creado por las corrientes de metales fundidos en el interior generadas por la rotación de la Tierra. El campo magnético crea una burbuja protectora, la magnetosfera, que protege de las partículas cargadas que viajan desde el sol a velocidades enormes, el viento solar. Sin este paraguas protector, nos llegaría la radiación más dañina del sol y sería letal.

Fuentes: http://www.lavanguardia.com/
Lea más

Dónde está la misteriosa estatua del Scout Durmiente de Sierra Espuña.

Rubeos es un paraje en Sierra Espuña que se encuentra a tan sólo unos metros del Centro de Visitantes y Gestión “Ricardo Codorníu”.

Fue este lugar elegido por los antiguos Exploradores para establecer su primer campamento de verano en el año 1917.

En este paraje encontramos la Fuente de Rubeos. Hay citas de este pequeño manantial, procedente de una mina, que datan del siglo XIV. Su construcción en piedra con forma de media concha data de 1915. Según se cuenta, las piedras que la componen fueron traídas de la famosa cueva de La Matea.

La historia que contamos a continuación nos la narra Paco Fuentes Larrosa, un scout “de raza” perteneciente al Grupo El Palmar de la Asociación de Exploradores de Murcia. Hijo y nieto de scout, su abuelo fue uno de los participantes en el primer campamento de Exploradores de 1917 en Sierra Espuña.

En 1928 falleció Mariano. Este guía de los Exploradores pertenecía a la Tropa de Águilas, contaba con 14 años cuando sufrió un accidente mientras jugaba con otros amigos. Sus “hermanos scouts” en una asamblea de guías de patrulla, decidieron rendirle homenaje mediante un monumento, al cual se le conoce como el Durmiente de Sierra Espuña.

Se hizo una suscripción y se encargó el trabajo al escultor murciano Nicolás Martínez Ramón. El día 24 de Julio de 1930 se inauguró el monumento. Fue durante la celebración del 14º Campamento de Espuña y con la presencia de D. Isidoro de la Cierva y del Jefe de los Exploradores de Madrid D. Juan Antonio Dimas.

Paco Fuentes nos apunta el siguiente archivo. Se trata de la noticia que recoge la inauguración del Durmiente en el periódico La Tarde de Lorca [26/07/1930 Año XXII nº 5844] Os dejamos el enlace: hemeroteca.regmurcia.com

En 1940, el gobierno franquista prohibió el movimiento Scout y con ello se decretó la incautación de sus bienes. La estatua del joven Explorador se encontraba en la lista de bienes a requisar.

Los Exploradores no dudaron. Cinco de ellos subieron una noche a Sierra Espuña, desmontaron la estatua del pedestal y envolviéndola en mantas y sacos la enterraron en las inmediaciones de Fuente Rubeos.

Hicieron el juramento de que jamás desvelarían el lugar donde estaba enterrada. Tan bien cumplieron aquella promesa que hace pocos años murió el último de ellos sin haber revelado el lugar donde se encuentra el Durmiente.

El pasado año se pidió colaboración a la Unidad Militar de Emergencias (UME) para que, con la ayuda de un georradar, localizaran la estatua. Hasta la fecha, la ubicación del Durmiente de Espuña continúa siendo todo un misterio.

Paco Fuentes nos recomienda el libro Espuña, Campamento de Exploradores (2007) de José María López Lacárcel. En este volumen encontraremos más detalles sobre el Durmiente y más sobre el movimiento Scout en la Región de Murcia.

Fuentes:https://www.descubriendomurcia.com
Lea más

Quien limpia los Rovers de la Nasa en Marte?

 A la izquierda, una fotografía del Opportunity tomada por las cámaras del rover en enero de 2014. A la derecha, la misma foto tomada en marzo del mismo año. Sí, los paneles solares están mucho más limpios en la segunda fotografía. ¿Cómo es posible?

 NASA La imagen (a resolución completa sobre estas líneas) dio la vuelta al mundo y causó sensación entre los devotos de las conspiraciones.

De hecho, no es la primera vez que pasa. En 2005, el rover MER-A Spirit de la NASA apareció notablemente más limpio. Esta es la foto:


La NASA llama a estos acontecimientos “eventos de limpieza”, pero no tienen nada que ver con extrarrestres ni con técnicos de la nasa pasándole un plumero a sus rovers. El término se acuñó en 2005 y designa a las tormentas de viento que son lo bastante fuertes como para eliminar la capa de polvo que otras tormentas depositan sobre la superficie de Marte.

La NASA conoce los efectos de la acumulación de polvo sobre el instrumental de sus vehículos desde 1997. Ese año la agencia presentó los resultados del Materials Adherence Experiment (MAE), una prueba que realizó durante la misión Pathfinder, y que demostró que el polvo en suspensión de la atmósfera de Marte oscurece los paneles solares a un ritmo del 0,29% al día. Una de las panorámicas tomadas por el Opportunity.
 
Foto: NASA

El primer evento de limpieza registrado es el que logró limpiar los paneles del rover MER-A Spirit en 2005. Los fuertes vientos que azotaron el robot lograron que la eficacia de los paneles solares subiera del 60% al 93%. Más tarde, en 2009, dos tormentas consecutivas lograron elevar de nuevo la entrada de energía solar al rover, que pasó de 223 vatios por hora a 372 en apenas un mes.

La culpable del polvo que ensució los rovers fue una masiva tormenta que tuvo lugar en 2007. Aunque la atmósfera de Marte es mucho más tenue que la de la Tierra, la fuerza del viento liberó tanto polvo en suspensión que obligó a la NASA a poner en hibernación el Spirit y su gemelo, el Opportunity, por falta de energía.

Es imposible prever el clima que hará en Marte. Por esa razón, los técnicos de la NASA suelen calcular la duración de las misiones con el cómputo más pesimista posible. En el caso de la Spirit, por ejemplo, la previsión inicial era de 90 soles (90 días). Sin embargo, su aportación a la exploración del planeta rojo se alargó a 1.223 soles. (de enero de 2004 a marzo de 2010).

Gran parte de este éxito hay que atribuírselo a los eventos de limpieza. No es de extrañar que los técnicos de la NASA reciban estos vendavales con auténtico entusiasmo.

Fuentes: http://es.gizmodo.com/
Lea más